Historia de la Semana por la Paz


En 1987 el Programa por la Paz de la Compañía de Jesús realizó la primera Semana Nacional por la Paz, con el propósito de habilitar un tiempo y un espacio para que la sociedad civil reflexionara y se manifestara entorno al tema de la paz. A partir de 1993 y como una de sus acciones fundantes, la Red Nacional de Iniciativas Ciudadanas por la Paz y Contra la Guerra, Redepaz, continuó con la realización de estas semanas.

Desde entonces, se ha promovido la visita de premios Nóbel de la paz al país, el manifiesto de los sueños de los niñas y las niñas, el gran concierto por la paz en Turbo y miles de acciones ciudadanas desde la lúdica hasta la academia, que han terminado por institucionalizar la Semana Nacional por la Paz.

Cada Semana se ha desarrollado con un lema en particular. En 1995 la Semana por la Paz abrió el escenario para "Defender juntos la vida", y se propuso hacerlo desde las calles, las casas, la vida cotidiana; defender juntos la vida para detener la intolerancia, y afirmar el encuentro y el gozo de las diferencias. Acciones a favor de la vida, protestas contra las pruebas nucleares de Francia, se hicieron presentes en esta semana. Así mismo, paneles y foros invitaron a la reflexión sobre la violencia cotidiana que se ejerce contra niñas, niños y contra la mujer.

Alrededor del lema "La paz, derecho de todos, deber de todos, tarea de todos", la Semana por la Paz 1996 vinculó los deseos, anhelos y esfuerzos de los ciudadanos para que todos le apostaran a un país más grato, para que cada uno pusiera el "color" de sus diferencias desde la perspectiva del deber y exigiera a las autoridades el propósito y la decisión de la paz como un derecho irreemplazable. Este mensaje se transmitió en todas las movilizaciones ciudadanas y de manera especial en el Concierto por la Paz realizado en Turbo, Antioquia, al que asistieron artistas nacionales e internacionales como Piero y Víctor Heredia.

En 1999 la Semana tuvo como lema: "Para empezar el milenio, hagamos las paces" . Doce años de trabajo permanente y decidido por consolidar un tiempo y un espacio para que la sociedad civil se mostrara y manifestara su trabajo por la paz, fueron la evidencia más notable de esta Semana.

Con el lema "Defender la vida para construir la paz", la Semana del 2000 siguió contribuyendo a la articulación del movimiento de paz, a partir de la realización de acciones conjuntas que promovieron la paz como proceso de empoderamiento y acción ciudadana; junto a las actividades, propuestas y acciones que se realizaban desde la ciudadanía por la paz, promoviendo la cultura de paz y exigiendo el cese al fuego.

En estos años promovimos la visita de Premios Nóbel al país, el Manifiesto de los sueños de los Niñas y las Niñas, el Gran Concierto por la Paz en Turbo, la Feria Ciudadana por la Paz, el Foro de Candidatos y Candidatas a la Presidencia de la república,  y miles de acciones ciudadanas desde la lúdica hasta la academia que han terminado por institucionalizar las Semanas Nacional por la Paz.

Hemos construido, entonces, un gran escenario para la reflexión y la visibilización de la ciudadanía por la Paz. Este es un espacio que nos pertenece a los colombianos y colombianas, por eso nuestro esfuerzo se concentra en articularnos, para mostrar la gran cantidad de hombres y mujeres que insistimos y seguiremos insistiendo en la paz negociada y estable para nuestra patria.


 

Eres nuestro visitante No.
3991
Diseñado por
CORPORACIÓN OXÍMORON
Semana por la Paz 2003 ©